Archivos Mensuales: septiembre 2015

El temor de un hombre sabio, Patrick Rothfuss.

Crónica del asesino de reyes

“Todo hombre sabio teme tres cosas: la tormenta en el mar, la noche sin luna y la ira de un hombre amable”.

El temor de un hombre sabio es la continuación de El nombre del viento, de la serie fantástica Crónica del asesino de reyes. Aunque este libro sea la segunda parte, prometo no hacer “spoilers”, simplemente daré una visión general de la serie.

Los libros cuentan la historia de un artista de troupe, Kvothe. Cuando es solo un niño toda su familia es asesinada, por lo que decide dedicar su vida a vengar su muerte. El mayor problema es que los asesinos de sus padres son los Chandrian, unos seres malignos y poderosos, que matan a quienes se atreven a nombrarles, lo que hará que parezca casi imposible conseguir información sobre ellos. Kvothe decide ir a la universidad e ingresar en el Arcano, ya que es donde cree que puede encontrar la forma de dar con ellos y vencerles. Esto nos traslada al mundo universitario, donde tiene lugar gran parte de la historia. Allí Kvothe desarrollará sus habilidades mágicas y comenzará a forjar su leyenda.

El libro es un continuo flash-back, donde un Kvothe adulto y anónimo, convertido en tabernero, será quien cuente su historia a un copista que desea transcribirla. A lo largo de los años, la leyenda del pelirrojo Kvothe ha crecido y se ha mitificado, añadiendo a sus andanzas múltiples adornos gracias al boca a boca y a la imaginación popular. Así que tiene que aclarar lo que ocurrió de verdad y cómo ha llegado a donde está.

No puedo evitar situar esta obra entre Harry Potter y El señor de los anillos, En mi imaginación su universidad no tiene nada que envidiar a Howarths y su mundo está lleno de habitantes peculiares, sin olvidar el elemento “viaje”, tan presente en la segunda entrega. Rothfuss crea un universo fantástico que es totalmente verosímil. Sus estudiantes aprenden sigaldría, simpatía y alquimia; son magos y a la vez científicos. Se enfrentan a cosas sobrenaturales, pero su vida está llena de cosas cotidianas, la vida en los bares o los estamentos sociales son dos ejemplos de ello.

¡Y qué decir de Kvothe! Que el protagonista sea un niño que se queda solo en el mundo tras una tragedia y que pretende vengar a sus padres siempre despierta simpatías. Pero eso no es todo, Rothfuss caracteriza a su personaje con una gran nobleza de espíritu y mucho ingenio para buscar soluciones a los miles de problemas que le asaltan. Además, ¿cómo no vamos a coger cariño a un héroe cuya única arma es su laúd y su mente?

Sinceramente, estoy deseando que sea publicada la tercera parte, esperemos que no nos hagan esperar mucho.

Anuncios